- Artículos -

El poder de un buen abrazo

El poder de un buen abrazo

Los abrazos tienen un poder mucho más allá de brindar satisfacción y demostrar afecto a nuestros seres queridos. Además de la muestra de cariño, rodear con nuestros brazos a alguien, sobre todo a un adulto mayor, tiene muchos efectos físicos y psicológicos que incluso pueden mejorar la autoestima y la salud, tanto emocional como corporal.

El poder del abrazo está claramente subestimado, y es por esto que ahora existen movimientos en todo el mundo donde las personas ofrecen abrazos gratuitos a completos desconocidos Hoy se sabe que reducen significativamente los niveles de estrés, aumentan la felicidad, alivian el dolor y la ansiedad, disminuyen la depresión, mejoran la calma, nos hacen sentir empatía por el prójimo, nos conectan emocionalmente y además, nos hacen sentir protegidos y queridos.

Los abrazos entregan una sensación similar a la que encontrábamos de bebés en el útero materno y en nuestros primeros días, donde nada nos podía pasar y el contacto físico era imprescindible para formar lazos. Esta sensación es especialmente favorecedora para nuestro querido adulto mayor, que se encuentra en una fase de la vida completamente contraria al recién nacido y al que muchas veces olvidamos brindarle esa misma calidez y seguridad. ¿Por qué relegar este bello acto solamente a desconocidos o en ocasiones fortuitas y no hacerlo día a día por quienes son más importantes para nosotros?

Muchas veces las palabras sobran y un simple gesto, como el poder del abrazo, tiene la capacidad de cambiar de un segundo a otro el estado de ánimo y las situaciones de tensión, de apaciguar momentos incómodos y de hacer comprender a nuestro familiar mayor lo mucho que lo queremos, comprendemos y que a pesar de todo siempre estaremos con él.

Un abrazo nos hace humildes y vulnerables, nos hace compasivos, se entrega y se recibe de manera generosa, dibuja sonrisas y es el mejor antídoto para los bajos estados anímicos. El adulto mayor no siempre lo dice, pero necesita constantemente sentir el apoyo de los suyos y qué mejor que hacerlo a través del poder del abrazo más apretado y sincero que le podamos dar.

imagen2